jueves, 24 de abril de 2014

Vé hacia la calma



Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera.
—2 Tesalonicenses 3:16, RV 60

Quizás estés observando tu vida y te preguntes si sería posible quitar la nube de caos que parece tener dominio sobre ti. Hay dos cosas sencillas que puedes hacer para correrte hacia cielos más claros. Primero, despeja tu entorno. Ya sea en tu casa o en la oficina, ordena lo que te rodea. Cuando hayas acomodado tu escritorio u ordenado tu habitación, donde sea que te encuentres, detente por un momento y despeja tu mente. Detente y calma tus pensamientos para que puedas tener más claridad sobre cuál es la cosa más importante en que debes concentrarte en el momento presente.

Oramos: Padre, mi anhelo es que con Tu ayuda no me pondré ansiosa por nada. Más bien en todo, con oración y súplicas con acción de gracias, te haré conocer todas mis peticiones. Me levanto hoy en fe sabiendo que tú escuchas y respondes mis oraciones. Como te llevo mis necesidades a ti, andaré en la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento y que guardará mi corazón y mi mente. En quietud y confianza esperaré en ti, y me guiarás por el camino en que debo andar. En el nombre de Jesús, amén.
Mujer de Vanguardia

Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 16 de abril de 2014

Sintoniza el ritmo de Dios

Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos. Un día comparte al otro la noticia, una noche a la otra se lo hace saber. —Salmos 19:1–2

Experimentamos que Dios es un Dios de orden por la constancia de las estaciones, de las mareas y de la órbita solar. Podemos ordenar nuestras vidas porque sabemos con qué exactitud saldrá y se pondrá el sol, cómo cambiarán las estaciones y las mareas, y que los planetas rotarán sobre sus ejes. Hay una cadencia y un ritmo en nuestras vidas por el orden que Dios ha establecido en el universo en el cual estamos suspendidos y en la naturaleza en la cual vivimos. Desde los ecosistemas hasta los sistemas solares, Dios ha dispuesto patrones que podemos estudiar y documentar por medio de lo que llamamos ciencia.

 *Oramos* Gracias por traer orden a mi vida. Donde hubo caos y dolor, tú trajiste disciplina y sanidad. Donde hubo derrota, trajiste victoria. Donde hubo carencias, trajiste abundancia. Me provees todo lo que necesito en la vida y la piedad, y no te detendrás ahora. Suelta legiones de ángeles que me guíen con seguridad hacia donde tú quieres que vaya. Que mi voluntad obre en perfecta armonía con la tuya. En el nombre de Jesús, amén.
C.T.

Image and video hosting by TinyPic

lunes, 14 de abril de 2014

Manejo eficaz del tiempo



 De un solo hombre hizo todas las naciones para que habitaran toda la tierra; y determinó los períodos de su historia y las fronteras de sus territorios. —Hechos 17:26

Dios proveyó el mejor ejemplo del manejo eficaz del tiempo y del orden en el libro del Génesis. En seis días creó la tierra y todo lo que hay en ella, y el séptimo día descansó. Todo sucedió de acuerdo con su plan. Hubo un orden respecto a cómo y cuándo creó qué y dónde: una sucesión y una progresión de cómo formó cada organismo y especie. Dios no desperdició sus recursos, y especialmente no perdió su tiempo. Fue determinado y conciso cuando desarrolló la vida en nuestro planeta.

Con toda seguridad, Dios, tú logras tus propósitos para mí. Antes que yo naciera, tú me conociste. Sabías el número de mis días y todo lo que fui creado para hacer. Me llamaste con un propósito recto, y me llevas de la mano y me guías a mi destino. Tu Palabra está preñada de propósito. Está llena de promesas, y estoy totalmente equipada para cumplir todo lo que tienes para que yo haga. En el nombre de Jesús, amén.
Cindy Tream

Image and video hosting by TinyPic

sábado, 12 de abril de 2014

Prioridades


Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos. —Efesios 5:15–16 
Ordenar tu día requiere habilidad para priorizar. Se requiere la habilidad de discernir qué es distracción y qué es asunto del Reino. El manejo efectivo del tiempo demanda que entendamos lo que Dios siente respecto a en qué vale la pena invertir tiempo en comparación con lo que no deberíamos gastar o incluso perder el tiempo. Como haces con una inversión financiera, cuando cedes tiempo debes preguntarte qué obtendrás a cambio de tu inversión. El tiempo "invertido" tiene un costo y debes ser consciente del beneficio que estás intercambiando por el costo en el que estás incurriendo.

Señor: A menos que tú edifiques la casa, en vano trabajan los que edifican. Dame sabiduría para ordenar este día de acuerdo con tu plan perfecto. No seguiré mi propia agenda. Que tu Espíritu esté conmigo, delante de mí, detrás de mí, cuando hable, cuando me levante y en todas mis actividades de hoy. Enséñame a mejorar mi productividad, a trabajar más inteligente y eficientemente. Trabajo como para ti. Que relaciones mutuamente beneficiosas, favor, prosperidad, influencia, felicidad, apoyo, belleza, propósito, dirección y vida abundante sea hoy mi constante compañía. En el nombre de Jesús, amén.
Image and video hosting by TinyPic
Activa El Poder De Dios. Su  Declaración Para Hoy...

jueves, 10 de abril de 2014

Que no suceda así contigo

Dios había hablado cosas buenas sobre el pueblo de Israel y prometió darles la tierra de Canaán como su herencia. Sin embargo, ellos confiaron más en sus propios miedos que en Dios. Confiaron más en la comodidad de la esclavitud que en la esperanza de vivir como reyes y sacerdotes. A pesar de que Dios les había prometido su propia tierra, ellos deshicieron sus promesas no solo por su falta de fe sino también por las palabras que pronunciaron. Que no suceda así contigo.

¿EN QUÉ CREES? En sus murmuraciones contra Moisés y Aarón, la comunidad decía: "¡Cómo quisiéramos haber muerto en Egipto! ¡Más nos valdría morir en este desierto! ¿Para qué nos ha traído el Señor a esta tierra? ¿Para morir atravesados por la espada, y que nuestras esposas y nuestros niños se conviertan en botín de guerra? ¿No sería mejor que volviéramos a Egipto?". —Números 14:2–3

Padre, que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean gratas delante de ti. No temeré al nuevo territorio porque fui llamado a influenciar a otros. Me comprometo a llevar tu luz como agente de cambio en el mundo. Decreto y declaro que confío en ti y que no dudo. No cuestionaré lo que me has dicho porque tu Palabra es verdad. En el nombre de Jesús, amén.
  Image and video hosting by TinyPic